Skip to content

Tinder colombia

Tinder colombia
5 (100%) 1 vote[s]

Es una vieja historia que Internet y el uso de aplicaciones móviles cambiaron todas las dinámicas de la vida. Pero sigue siendo una verdadera premisa teniendo en cuenta que cada vez más seres humanos utilizan el teléfono móvil para todo. Desde el transporte hasta el pago de las facturas. De comer a escribir en un blog. Ahora, también, necesitas una aplicación para conocer el posible amor de la vida.

En Colombia, según cifras de la empresa de investigación de medios Kantar Ibope Media, a finales de 2016 un total de 13,4 millones de colombianos tenían un teléfono celular.

Tanto ellos como ellos descargan alguna aplicación de citas como Tinder, Happn o Badoo. Las cifras son muy interesantes. Contrariamente a lo que se podría pensar, la brecha entre mujeres y hombres es estrecha: pasan 2 horas al mes buscando pareja, pasan 1,5 horas al mes en la misma tarea.

Pero esa diferencia mínima tiene una explicación. Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad Queen Mary de Londres en el Reino Unido, encontraron que, al menos en el caso de Tinder, las mujeres son mucho más selectivas que los hombres; en el 0,6 por ciento de los casos obtienen un “parecido” y las mujeres lo consiguen en el 10,5 por ciento de las situaciones.

Me enamoré en Tinder

Las historias de éxito o de amor en Tinder son incontables y a veces incluso increíbles. Según las cifras de la empresa, en todo el mundo se realizan 1.600 millones de pases -ese deslizamiento de dedo para dar gusto o rechazar a una mujer- lo que equivale a 26 millones de partidos al día en 190 países; en total, se realizan 1,5 millones de citas a la semana.

Por la misma razón, ya te puedes imaginar a los muchos que llegan con la historia de “Me enamoré en Tinder”, gente que cuenta con orgullo cómo el amor los encontró a través de esa aplicación. Para el ejemplo un botón:

“Mi nombre es Nicolás y estuve viajando por Australia con mi familia en una caravana durante un mes. No tenía Tinder activado, pero mi familia y yo llegamos a un punto en el que nos detuvimos por 3 o 4 días. Eileen estaba en línea y en cuestión de segundos hicimos una coincidencia. Escribí: “Bueno, estoy viajando con mi familia, estoy un poco cansado y quiero salir a tomar una copa. Te invito, pero nada formal. Contestó ella, igual o más sencilla: “¡Qué entretenido!

Fuimos a tomar unas copas a un bar cerca de donde yo estaba y nos gustamos de inmediato. Nos conocimos al día siguiente y al siguiente. Una cita de 3 días. Pero no podía pasar nada más. Al cuarto día, me iba de camino y luego me iba a Bali por dos semanas con mi familia. Así que ambos sabíamos que no había futuro para nosotros. Dejamos de hablar. Estábamos a más de 10 horas de distancia.

Sin embargo, el tiempo pasó y le escribí de nuevo, algo esporádico, cada 20 días más o menos, pero las condiciones cambiaron. Tuve que regresar a Chile y ella se fue de vacaciones a Tailandia. Llegó noviembre y con el último mes del año llegó mi cumpleaños. Ese día recibí una llamada de ella para saludarla. Hablamos durante mucho tiempo. La conversación fluyó tanto que terminamos repitiendo la misma dinámica todos los días en noviembre. En Navidad ya habíamos dicho que nos gustábamos y desde ese momento decidió venir a Chile, mi tierra natal, para quedarse conmigo todo el tiempo que pudiera.

Desde el primer día de su llegada viven juntos y según él están locamente enamorados

Casos como este o más impactantes, con un toque de cuento de hadas, se repiten a diario. Como la de Andrea, una chica colombiana a la que sus amigos por molestarla abrieron Tinder y allí un día se emparejó con un español. Le dijo que si ella quería ir a donde él estaba bebiendo con unos amigos y ella, que al principio estaba decidida, nunca llegó. En el último minuto ella lo dejó involucrado porque pensó que tal vez era una experiencia demasiado nueva para ella. Luego pasó el tiempo y él volvió a hablar con ella.

Ella estaba rebuscando con unos amigos y le dijo que viniera al lugar. Bailaron toda la noche y ahora siguen juntos. Vivir la experiencia sin saber mucho sobre lo que podría venir después.

Tinder colombia

En Colombia hay 8 millones de swipes cada día y al menos 500.000 mensajes enviados entre parejas que se han emparejado.

Además, los colombianos tienen sus propias maneras de utilizar esta aplicación. Se les reconoce por vincular siempre sus cuentas personales Instagram; esta práctica aunque se realiza en toda América Latina en Colombia es donde más se realiza, en comparación con México, Argentina y Chile.

Dentro de esta población hay personas como Juliana que han tenido diferentes experiencias. Desde sentirse engañada por el descubrimiento de perfiles falsos hasta entusiasmarse con personajes que no sólo le dan confianza porque encuentra amigos en común sino que, según la descripción del perfil, comparten varios gustos en común. Alguien podría haber sido su alma gemela.

¿Qué hay de las otras aplicaciones?

Hay algunos aspectos que hacen que el efecto Tinder sea mucho más concreto y divertido. Su usabilidad en comparación con otras plataformas lo diferencia de la competencia. Por ejemplo, “Happn”, una aplicación que está diseñada para encontrar un socio, tiene un gran defecto y es que depende de la geolocalización y por tanto de la cercanía de la persona que aparece en la pantalla principal de la aplicación. Esto hace que sea difícil elegir con quién seguir una conversación. La proximidad puede ser interesante, pero al mismo tiempo puede ser muy frustrante. Además, la idea de generar un encuentro entre personas que acaban de pasar muy cerca en la calle puede ser bastante incómoda.

Por otro lado, la igualdad de condiciones entre hombres y mujeres hace que el “juego” de conocer gente sea mucho más interesante. No hay tantos prejuicios y los hombres y las mujeres pueden mostrarse como realmente son. Este aspecto es totalmente diferente en “Adopta un man”, otra de las aplicaciones de pareja que se clasifica como una boutique online para ellos en exclusiva. Los hombres son productos que esperan a una mujer misericordiosa que se digna a comprarlos; con todo lo que han vendido de sí mismos. No pueden hablar con ellos hasta que tengan autorización. Y aunque controvertida, esta aplicación asigna categorías para que las mujeres puedan mejorar su búsqueda a la hora de comprar al hombre de sus sueños. Pueden buscarlos por “bigotes”, “churros”, “macancanes” o “nerds”.

En Tinder, a menos que sea un perfil falso, lo que ves es lo que obtienes. Todo el mundo compitiendo por un partido, por uno que me gusta, por conocer a alguien para divertirse y, al despegar, conocer al amor de sus vidas.

Imagenes de tinder colombia

Videos de tinder colombia